El gobernador de Texas y aspirante a la candidatura presidencial de Estados Unidos, Rick Perry, dijo hoy que él estaría dispuesto a enviar tropas a México para combatir a los traficantes de drogas si llegara el caso.

Durante una escala de sus giras políticas en Manchester, Nuevo Hampshire el político, que en algunas encuestas figura al frente de la casi decena de aspirantes a la candidatura presidencial en 2012, dijo que los gobernantes de México y Estados Unidos deberían reunirse tras los comicios estadounidenses para encarar el tráfico de drogas en México.

"Puede que se requiera que nuestras fuerzas militares en México trabajen con ellos para matar a esos cárteles de la droga (sic) y para mantenerlos afuera de nuestras fronteras", dijo Perry.

Posteriormente, el secretario de prensa de la campaña de Perry, Robert Black, explicó que su líder quiere cooperar con el gobierno mexicano y no descarta opción alguna.

"Va a trabajar con el gobierno mexicano para hacer lo que sea necesario", dijo Black.

En respuesta a preguntas de la audiencia, Perry defendió su respaldo a la legislación texana que permite que los hijos de inmigrantes indocumentados concurran a las universidades del Estado pagando las mismas matrículas que los residentes legales, una posición muy poco compartida en las filas del Partido Republicano.

El gobernador dijo que, entre todos los aspirantes a la candidatura presidencial republicana él, como ejecutivo de un estado fronterizo, es el único que tiene la experiencia y el "coraje" para lidiar con la inmigración ilegal.

"Yo soy el único que ha estado lidiando con ese problema por los últimos diez años y yo sé cómo asegurar la frontera", añadió.