La Policía de la ciudad de Nueva York arrestó a 700 manifestantes que protestaban contra la avaricia corporativa, el calentamiento global y la desigualdad social, entre otras cosas, luego de que se aglomeraron en el puente de Brooklyn y cerraron un carril del tránsito durante varias horas.

La Policía informó que algunos de los manifestantes se apostaron en la calle el sábado por la noche luego de que se les indicó que se quedaran en el paso peatonal del puente. Los detenidos enfrentan cargos de conducta desordenada y de resistirse al arresto. El carril fue reabierto posteriormente.

Los integrantes de la organización Occupy Wall Street (Ocupemos Wall Street), muchos en camisetas con corbatas pintadas y ropa interior llena de estrellas (en alusión a la bandera estadounidense) han estado acampando en una plaza de granito en el Bajo Manhattan desde hace casi dos semanas y no han dado indicios de quererse marchar.

El sábado temprano, otras dos marchas subieron al puente de Brooklyn sin mayores problemas. Una fue desde Brooklyn a Manhattan por un grupo que se opone a la comida modificada genéticamente y otra en sentido contrario en contra de la pobreza.

Académicos y activistas experimentados dan diversas opiniones.

"Muchas de estas revueltas giran en torno de la justicia económica, quién obtiene qué en esta sociedad, quién tiene una red de seguridad, quién no y cuánta influencia corporativa existe en Washington", dijo Bill Dobbs, activista involucrado en manifestaciones en 2004 en la Convención Nacional Republicana y muchas otras.

Dobbs y otros dijeron que la falta de precisión en el grupo sirve a un propósito, porque invita a los indignados en un amplio espectro de motivos de queja.

El manifestante moderno también espera una respuesta inmediata, gracias en parte a la tecnología, dijo Gabriella Coleman, profesora de medios, cultura y comunicación en la Universidad de Nueva York, que ha estudiado a algunos grupos afiliados con la protesta.

"Estamos en un momento cultural en el que la gente piensa que el dictador se caerá mañana, luego de cuatro días de protestas, y también los medios van a saltar para prestar atención", dijo Coleman.

Ha habido una amplia cobertura en medios, pero ha habido muchas quejas de que la causa no ha sido coronada lo suficientemente rápido, o de la manera en que quieren los manifestantes.