Las bolsas de valores del mundo se reanimaron el lunes por un momento tras la difusión de un informe con estadísticas mejores a las esperadas del sector manufacturero estadounidense, pero volvieron a caer ante el posible deterioro de la crisis financiera en Grecia.

A pesar de un alentador reporte del Instituto de Gerentes de Abastecimiento del sector manufacturero de Estados Unidos (ISM por sus siglas en inglés), las bolsas en Europa terminaron con una baja aguda y Wall Street seguía la misma tónica debido a la problemática financiera de Grecia, derivada del abultamiento de la deuda del país.

El euro descendió casi 1,1% durante la jornada a 1,3240 dólares, su nivel más bajo desde mediados de enero.

La difusión del estudio del ISM, un grupo de investigación privado del gremio industrial de ejecutivos de compras que cada mes publica su índice de producción industrial, por lo general repercute de inmediato en los mercados accionarios.

El ISM dijo en su estudio-encuesta que la producción fabril creció en septiembre en Estados Unidos, ante lo cual elevó su principal índice a 51,6 unidades en septiembre de 50,6 en agosto.

Cuando alguno de los índices de ISM supera las 50 unidades, señala que la actividad del sector está creciendo, y cuando la cifra es menor de 50 representa una contracción. Algunos economistas habían pronosticado que el índice se ubicaría en septiembre abajo de la marca de las 50 unidades.

"Quizá se vio algo de optimismo desde atrás de las estadísticas económicas estadounidenses, que fueron ligeramente mejores a las esperadas, pero ahora se le considera más como un parpadeo breve de esperanza entre las aflicciones que persisten en el mercado", dijo Ben Critchley, corredor de ventas con IG Index.

En Nueva York, el Dow Jones cayó 258,08 puntos (2,4 para ubicarse en 10.655,30, mientras que el índice Standard & Poor's 500 bajó 32,19 unidades (2,9%) para quedar en 1.099,23. Este cierre es menor a su peor nivel del año que registró el 8 de agosto cuando descendió a los 1.119 puntos.

Los parámetros de los títulos de empresas menores bajaron incluso más que el Dow y el S&P. El tecnológico Nasdaq cerró 79,57 puntos por debajo (3,3 a 2.335,83 unidades. El índice Russell 2000 de compañías pequeñas se desplomó 5,4% a 609,49.

Horas antes, los mercados globales fueron cimbrados por los temores de que Grecia no reciba nuevos créditos de su rescate financiero y que le son cruciales para evitar que incurra en una cesación de pagos.

El domingo, el ministerio de Finanzas de Grecia dijo que el déficit fiscal de este año alcanzará el 8,5% del Producto Interno Bruto y que excede el 7,8% previsto. El ministerio culpó a una recesión mayor a la esperada como la causa de que no se cumpla la meta. Se prevé que la economía de Grecia se reduzca en 5,5% más este año en comparación con la previsión de 3,8%.

Se calcula que el déficit griego para 2011-2012 alcance un 8,5% del PIB, o 18.690 millones de euros (25.200 millones de dólares).

La revelación de que a Grecia le está resultando cada vez más difícil reducir sus préstamos a pesar de todas sus medidas de austeridad ha generado temores de que sus acreedores internacionales den por terminado todo acuerdo.

En Europa, el FTSE 100 de las principales acciones en Gran Bretaña cerró con baja de 1% y quedó en 5.075,50 enteros, mientras que el DAX de Alemania retrocedió 2,3% y se ubicó en 5.376,7 puntos. El CAC-40 de Francia bajó 1,9% al cerrar en 2.926,83 enteros.

Las pérdidas en Europa siguieron a una fuerte caída en Asia, con el Hang Seng de Hong Kong al frente con un declive de 4,5% a 16.798. El Nikkei 225 japonés cayó un 1,8%, a 8.545,48, y una encuesta del gobierno que mostró una mejora de la confianza empresarial entre los fabricantes japoneses hizo muy poco para revivir a los mercados.

Mientras tanto, el principal indicador de China en Shanghai se fue 0,3% a la baja, a 2.359.

Por otra parte, la inflación se disparó a un alarmante 3% en septiembre en los 17 países que usan el euro. El aumento fue una sorpresa que hace que sea menos probable que el Banco Central Europeo recorte las tasas de interés esta semana para evitar una posible recesión.

La tasa que informó el viernes la agencia de estadísticas de la Unión Europea fue la mayor desde octubre de 2008 y representa un gran aumento con respecto al 2,5% de agosto.

El BCE, la principal autoridad monetaria de los países del euro, ha estado bajo presión para recortar las tasas de interés pronto para evitar las crecientes señales de recesión en la economía de la eurozona.

___

La periodista de The Associated Press Pamela Sampson en Bangkok contribuyó a este despacho.