El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, inauguró hoy un aeropuerto civil en una antigua base militar que utilizaban los "contras" de Nicaragua que intentaban derrocar del poder a los sandinistas con apoyo de EE.UU. en los años ochenta.

El aeropuerto, con una pista de unos 1.547 metros, fue inaugurado en El Aguacate, en el oriental departamento de Olancho, sitio que también fue centro de operaciones de los "contras" nicaragüenses, instalados y armados en Honduras por Estados Unidos y que además la utilizaban para encarcelar a combatientes sandinistas.

El gobernante, acompañado de varios de sus ministros y autoridades locales del municipio de Catacamas, entre otros invitados, subrayó que "hoy es un día extraordinario para el necesario desarrollo y crecimiento que necesita Olancho".

Agregó que la terminal aérea servirá no solo para agilizar el transporte de pasajeros entre El Aguacate y las regiones central y caribeña de Honduras, sino también para sacar los cultivos agrícolas que se producen en Olancho.

Según el gobernante hondureño, la pista de El Aguacate queda lista incluso para poder ampliarla a unos 2.400 metros para recibir vuelos internacionales.

Por ahora, la terminal recibirá vuelos domésticos en aviones con capacidad de hasta 50 pasajeros.

Lobo destacó que los más beneficiados serán los habitantes del departamento de Gracias a Dios, limítrofe con Nicaragua, para quienes viajar a Tegucigalpa por vía aérea les resulta "más caro que ir a Miami, Estados Unidos".

La zona de Gracias a Dios, más conocida como La Mosquitia, es pantanosa y hasta ahora solamente se puede acceder a ella por aire, por mar o a través de algunos ríos que cruzan la región oriental de Honduras.

"Esta obra es muy importante porque a los amigos de La Mosquitia, los integra y los acerca, y es que viajar a La Mosquitia ha venido siendo más caro que viajar a Miami, Estados Unidos, ahora ya no será así", expresó Lobo.