Las protestas contra la crisis económica y el sector bancario continúan extendiéndose hoy en Estados Unidos mientras la Policía de Nueva York empezó a dejar en libertad a algunos de los centenares de detenidos durante manifestaciones en esa ciudad.

Alrededor de 700 personas fueron detenidas en una manifestación que colapsó el Puente de Brooklyn.

La protesta se había iniciado en el Parque Zuccotti, de Manhattan, donde desde el 17 de septiembre centenares de personas han acampado en una protesta que llaman "Occupy Wall Street".

Más de un centenar de personas permanecen acampadas en las escalinatas de la Alcaldía de Los Ángeles (California) en demostraciones lo que el diario The Los Ángeles Times describe como "injusticias de las políticas económicas".

Un tema común que los organizadores de estas protestas explican en sus convocatorias, especialmente en internet es que "se escuche la voz del 99 por ciento del país y no la del 1 por ciento que sigue enriqueciéndose".

En Raleigh, Carolina del Norte, un grupo denominado "Occupy Raleigh" ha convocado hoy a activistas, sindicatos, iglesias y comunidades a una reunión para organizar protestas similares en esa ciudad.

Las protestas han brotado en diferentes ciudades, incluida Albuquerque, en Nuevo México, donde hubo el viernes una manifestación de unas 500 personas y en Chicago, donde más de 100 personas se congregaron frente al edificio del Banco de la Reserva Federal de Chicago.