Cinco argelinos arrestados bajo sospechas de financiar a la rama de al-Qaida en el norte de Africa fueron dejados en libertad por un juez español debido a que las pruebas eran insuficientes para retenerlos.

El juez ordenó que los individuos permanezcan en España y se presenten dos veces al mes ante las autoridades judiciales y declaren cualquier cambio de dirección.

Los argelinos son investigados bajo sospechas de proporcionar apoyo logístico y financiero a la rama al-Qaida en el Maghreb Islámico (AQMI). Los arrestos se efectuaron el martes en el País Vasco y la región de Navarra, en el norte de España.

Los argelinos de entre 36 y 49 años — identificados como Mohamed Talbi, Hakim Anniche, Mounir Aoudache, Abdelghaffour Bensaoula y Ahmed Benchohra — no fueron incoados de cargos.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska dijo el sábado que no había evidencia de que los hombres hayan enviado sumas importantes a Argelia o que los presuntos destinatarios eran personas vinculadas con actividades terroristas.

Los cinco hombres también habían sido objeto de investigación por sospecha de mantener contactos con islámicos radicales en Francia, Italia y Suiza. La Policía se incautó una gran cantidad de documentos y material informático como parte de su investigación.

AQMI opera en Argelia y surgió en la década de 1990 a partir de grupos armados que luchaban contra el gobierno de Argelia después de que el ejército intervino para anular las elecciones de 1991, en un intento por evitar la victoria de un partido político islamista.

El grupo le declaró lealtad a al-Qaida en 2006, cambió su nombre y renovó su campaña de atentados y secuestros por el Sahara.

AQMI retiene actualmente a cuatro rehenes franceses. Francia ha calificado a la organización como la mayor amenaza terrorista para el país y sus intereses.