Vándalos incendiaron una mezquita situada en un pueblo árabe del norte de Israel el lunes por la madrugada, provocando protestas y enfrentamientos con la Policía. Inscripciones en las paredes de la mezquita demostraban que participaron extremistas judíos.

Unos 200 residentes de la aldea de Tuba-Zangria, que son ciudadanos árabes de Israel, marcharon por una calle importante cercana con la intención de bloquear la vía en señal de protesta, dijo un portavoz policial, Micky Rosenfeld.

Algunos de los manifestantes quemaron neumáticos y lanzaron piedras a la Policía, que los dispersó con gas lacrimógeno, dijo Rosenfeld. Nadie sufrió heridas.

La fuerza pública se movilizó en el área a fin de impedir mayores disturbios y las autoridades se iban a reunir con los líderes comunales en un esfuerzo por moderar las tensiones, agregó.

Rosenfeld dijo que una alfombra fue quemada dentro de la mezquita y las paredes del templo fueron dañados. Asimismo quemaron copias del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, informó la prensa israelí.

Hace varias semanas el gobierno destruyó edificaciones construidas en un sector donde no se autorizaba la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania y la operación fue seguida del incendio de otra mezquita.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó el ataque a la mezquita y ordenó que la agencia de seguridad interna actúe rápidamente para hallar rápidamente a los atacantes.