El destacado artista guatemalteco Efraín Recinos murió el domingo en un hospital de esta ciudad en el que permanecía internado por problemas gastrointestinales. Tenía 83 años.

Recinos había sido ingresado el viernes en el hospital Hermano Pedro por una úlcera que se complicó.

Recinos, nacido en 1928, era reconocido por ser el creador del Gran Teatro Nacional, declarado patrimonio cultural de Guatemala, una de las obras arquitectónicas más destacadas de la capital. También era el creador de los murales ubicados en el centro cívico de la ciudad.

Recinos será velado en la sala que lleva su nombre en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Escritores, artistas y admiradores expresaron su pesar por la muerte del maestro a través de las redes sociales.

"El gobierno de Guatemala lamenta el sensible fallecimiento del maestro Efraín Recinos y comparte las muestras de dolor manifestadas por la comunidad artística del país, sus colegas y de la población en general", dijo el gobierno en un comunicado oficial.

Agregó que Recinos, a quién definió como polifacético y genio, es un "guatemalteco eterno que puso en alto el nombre del país" y que será recordado como un ejemplo para las nuevas generaciones.

La obra de Recinos puede apreciarse en toda la ciudad de Guatemala: desde la fuente ubicada al centro del Parque de la Industria, hasta la Biblioteca Nacional y los murales del aeropuerto la Aurora. Recinos dedicó su vida a la pintura, la escultura, la arquitectura, la ingeniería y la literatura.

Fue honrado con varios galardones, entre ellos la Orden del Quetzal, el máximo reconocimiento entregado por el gobierno de Guatemala, y un Doctorado Honoris Causa de la nacional Universidad de San Carlos de Guatemala.