Grecia continuará en la recesión incluso el año entrante y su desempleo galopante pone de relieve las dificultades que afronta la economía del país para superar su crisis por la deuda, la cual ha suscitado tal nerviosismo que el lunes desplomó las bolsas de valores mundiales.

Un día después de que reconociera que no alcanzó sus objetivos financieros de 2011, Atenas pronosticó el lunes que su deuda alcanzará en 2012 el 172,7% del Producto Interno Bruto (PIB). El déficit fiscal del año próximo bajará a 6,8% del PIB, y no al 6,5% que el país había concertado con los acreedores internacionales que le concedieron el rescate financiero.

Sin embargo, el gobierno resaltó que por fin ha logrado un superávit primario — crecimiento sin contar el pago de intereses por deudas — de 3.200 millones de dólares, equivalente al 1,5% del PIB.

La viabilidad financiera de Grecia ha dependido de la entrega regular de créditos del rescate por 110.000 millones de dólares (150.000 millones de dólares) que le concertaron países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional. En julio, fue concedido al país un segundo rescate financiero por 109.000 millones de euros aunque continúan pendientes los detalles del mismo.

Inspectores del FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea que revisan el estado de la deuda griega se encuentran en Atenas para constatar las reformas emprendidas y determinar si procede la entrega al país de los próximos créditos por 8.000 millones de dólares del rescate financiero.

Sin estos recursos, Grecia no tendrá dinero para pagar a mediados de octubre las pensiones además de los salarios de su burocracia. El FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea integran la llamada troika.

La troika había suspendido a principios de septiembre sus inspecciones debido a que Grecia no alcanzaría los objetivos fiscales y se demoraba en la ejecución de las reformas, aunque en las últimas semanas Atenas había anunciado nuevas medidas de austeridad, como recortes a las pensiones y aplicación de impuestos adicionales a la propiedad.

El proyecto presupuestario de 2012 "se ajusta al marco concertado con la troika y lo sustenta el conjunto de medidas decididas y anunciadas" que el parlamento someterá a aprobación a finales de octubre, dijo en un comunicado el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos.

"El presupuesto de 2012 completa un esfuerzo cargado y difícil de ajuste fiscal que pasa de un déficit primario de 24.000 millones de euros en 2009 a un superávit primario de 3.200 millones de euros en 2012", agregó.