Dos niños y sus padres fueron asesinados a disparos de ametralladora cuando intentaban huir, al igual que cientos de personas, de la ciudad natal de Moamar Gadafi, donde fuerzas leales al régimen depuesto libran una intensa resistencia frente a los combatientes revolucionarios que sitian la ciudad.

Los cadáveres de las cuatro víctimas fueron traídos el sábado a un hospital provisional en las afueras de Sirte, dijo el doctor Nuri Naari.

Los cuatro fueron alcanzados por fuego de ametralladora cuando se dirigían en su vehículo a posiciones de las fuerzas revolucionarias en el perímetro de la ciudad, dijo. Se desconoce qué bando disparó contra la familia.

En tanto, el principal comandante de las fuerzas estadounidenses para Africa, el general Carter Ham, dijo el sábado a The Associated Press que la misión militar en Libia estaba completa en su mayor parte y que la OTAN podría concluir su participación incluso la semana entrante al término de una reunión de los líderes aliados en Bruselas.

Sirte es una de las últimas ciudades que continúan en control de fuerzas gadafistas. Tras un estancamiento en la guerra civil que había durado varios meses en Libia, las fuerzas opuestas a Gadafi capturaron en agosto la capital y la insurgencia estableció un gobierno de transición.

Sin embargo, los nuevos gobernantes de Libia no han podido cantar victoria debido a que persiste la lucha en algunas ciudades y no han podido encontrar ni capturar a Gadafi.

Las fuerzas revolucionarias habían dado plazo de dos días a partir del viernes para que las familias que se encontraran dentro de Sirte abandonaran la ciudad, dijo Mustafa Abdul-Jalil, jefe del Consejo Nacional de Transición que rige en el país.

Las fuerzas revolucionarias han intentado mantener un corredor abierto a fin de que los civiles huyan con seguridad de la ciudad costera.

"Este periodo servirá para que las familias abandonen las zonas de lucha", dijo el sábado en conferencia de prensa.

___

Michael reportó desde El Cairo. La periodista de The Associated Press Lolita C. Baldor contribuyó desde Washington DC a este despacho.