Desde que se mudaron a Phoenix desde una zona rural de México en 1926, del árbol genealógico de la familia Cañez han brotado tantas ramas que parece un bosque.

Ocho hijos crecieron, se casaron y tuvieron familias incluso más grandes que la suya. Y esas familias maduraron, se casaron y tuvieron más niños.

Casi un siglo después, el área de Phoenix es hogar de cinco generaciones; aproximadamente 1.500 familiares de la familia Cañez.

El sábado, cerca de 1.000 de ellos se aglomeraron en el Parque Kiwanis, en Tempe, para una reunión que inició con una misa católica especial y una comunión para recordar a sus seres queridos que han muerto, tanto recientemente como hace largo tiempo.

La familia Cañez se había reunido antes en masa de esta manera sólo en dos ocasiones: en 1983 y nuevamente en 1997, según The Arizona Republic (http://bit.ly/oBN8U5 ).

Gloria Cañez Lovett, de 56 años, fue una de las organizadoras de la reunión. Dijo que aproximadamente 30 familiares, dos de cada familia dentro de la familia ampliada, formaron un comité que organizó la reunión.

El comité fue como un consejo estudiantil que organiza un baile de la escuela secundaria. Algunos se encargaron de hacer los arreglos para contar con entretenimiento, como sistema de sonido; otros se encargaron de seleccionar el lugar o de difundir la noticia de la reunión.

El trabajo de Gloria Cañez fue leer la historia de la familia Cañez, la cual escribió hace 28 años con tinta azul sobre un bloc amarillo tamaño oficio su hermana Nonnie Moreno Cañez, ya fallecida

"Pensé que sería fácil y que podía hacer trampa; que simplemente podía leer sus notas en voz alta", comentó Cañez Lovett. "Pero me di cuenta de que ella escribió todo en español. Ahora estamos muy americanizados (adaptados al estilo de vida estadounidense), así que los traduje al inglés", comentó.

Según tal historia familiar, Juan Bautista Cañez nació en San Miguel, en el estado de Sonora, el 26 de julio de 1875. Conoció a María Luisa Durán, quien nació en 1880, y se casaron en 1898. María Luisa dio a luz ocho hijos: Silverio, Carmela, Juan, Adrián, Armando, Francisco "Panchito", José Luis y Miguel.

Familiares han dicho que, de hecho, estuvo embarazada más de 20 veces, contó Cañez Lovett, pero tuvo varios abortos espontáneos. La familia tenía ranchos en México, pero en 1918, Juan Bautista decidió ver qué tenía por ofrecer el área de Arizona.

Después de algunos años, su esposa se cansó de estar separada y le dijo que la mudara junto con el resto de la familia a Arizona. Ellos se dirigieron al norte en abril de 1926. Phoenix era entonces una zona agrícola, indicó Gloria Cañez. Los hijos crecieron trabajando en las haciendas y en los campos, y algunos se volvieron masones.

Uno de los muchachos, Adrián, regresó a Sonora. Al crecer los hijos, se casaron y e iniciaron sus propias familias en Phoenix. Sus hijos fueron la primera generación de Cañez que nacieron en Arizona.

A sus 48 años, María Cañez es la hija menor de los ocho hijos de José Luis. También es de los más jóvenes de la primera generación de Cañez nacida en Estados Unidos.

La familia terminó extendiéndose por toda el área metropolitana de Phoenix, y en ocasiones un Cañez se topa con otro de ellos involuntariamente.

"Tenemos gente que sale en cita y se enteran que son parientes", comentó María Cañez.

Al ver a su familia entremezclarse después de la misa y comunión, María Cañez recordó cómo su padre reunió a la familia en la sala antes de morir, el 1 de enero del 2005.

"El dijo, 'no quiero que se separen nunca. Quiero que se mantengan cerca''', señaló María.

___

Información de The Arizona Republic, http://www.azcentral.com