Dinamarca implementó un "impuesto a grasas" sobre productos como mantequilla y aceite, como forma de combatir hábitos alimentarios poco saludables.

El país escandinavo introdujo el impuesto el sábado, de 16 coronas (2,9 dólares) por kilogramo de grasas saturadas en un producto.

Ole Linnet Juul, director alimentario de la Confederación e Industrias de Dinamarca, dijo que el impuesto aumentará el precio de una hamburguesa por aproximadamente 15 centavos, y el de un paquete de mantequilla en alrededor de 40 centavos.

El impuesto fue aprobado por el parlamento en marzo, como parte de medidas para ayudar a incrementar la expectativa de vida de los daneses.

Dinamarca, al igual que otros países europeos, tiene ya impuestos sobre azúcar, chocolates y bebidas gaseosas, pero Linnet Juul dice que piensa que el país es el primero en el mundo en gravar grasas.

En septiembre, Hungría implementó un nuevo impuesto conocido ahora popularmente como la ley de la hamburguesa, aunque solamente tiene impuestos sobre sodas, repostería, refrigerios salados y saborizantes artificiales.

El gobierno conservador saliente planeó el impuesto sobre grasas como parte de su objetivo de aumentar la expectativa de vida de los daneses — actualmente por debajo del promedio de la OCDE de 79 años — por tres años en la próxima década.

"Impuestos más altos sobre azúcar, grasas y tabaco son un paso importante para elevar la expectativa de vida en Dinamarca", dijo el ministro de salud Jakob Axel Nielsen cuando presentó la idea en el 2009, porque "las grasas saturadas pueden causar enfermedades cardiovasculares y cáncer".

Linnet Juul dijo que el mecanismo del impuesto es muy complejo, pues considera el porcentaje de grasas usadas en la producción del alimento, en lugar del porcentaje en el producto. Afirmó que los arreglos sobre cómo las compañías deberán lidiar con los pagos de impuestos pudiera costar a empresas danesas hasta 28 millones de dólares en el primer año.

La organización de Linnet Juul está presionando a los legisladores para simplificar el sistema, pero dice que no sabe qué sucederá cuando el nuevo gobierno de centro derecha tome posesión.