El grupo de operaciones antiterroristas de Indonesia detuvo hoy a Beni Asri, uno de los extremistas islámicos más buscados de su país acusado de planear varios ataques suicidas, según informaron fuentes oficiales.

Asri, presunto ideólogo del atentado suicida que hace una semana dejó 22 heridos en una iglesia en la ciudad de Solo, provincia de Java, fue capturado sin oponer resistencia el viernes cerca de la casa de sus padres en la ciudad de Solok, provincia de Sumatra Occidental, dijo hoy a los medios el coronel Lufti Martadian.

El terrorista, de 26 años, es uno de los cinco hombres acusados de ser los cabecillas que planearon un atentado suicida que dejó 30 policías heridos cerca de una mezquita en la ciudad de Cirebon, provincia de Java Occidental, en abril de este año.

Asri será trasladado en unas horas a Yakarta donde será juzgado por los actos terroristas.

El grupo Yemaa Islamiya, considerado por los expertos el brazo regional de Al Qaeda, es la principal amenaza terrorista en Indonesia a cuya sombra nacen numerosas células y organizaciones islamistas.

Indonesia es una nación con más de 230 millones de habitantes, de los que el 85 % son musulmanes.