Cientos de tibetanos protestaron en una provincia china que hace frontera con el Tíbet en el Día Nacional de China, pero no hubo violencia, según reportes dados a conocer el domingo.

Radio Free Asia informó que la protesta se realizó el sábado después de que oficiales retiraron una bandera tibetana y una imagen del exiliado Dalai Lama en el 62do aniversario del gobierno comunista.

Un aviso en una página de internet del gobierno tibetano en el exilio informó que la protesta fue en la ciudad de Seda, en la provincia de Sichuan, pero no ofreció más detalles.

El área se vio afectada por la tensión social tras los mortíferos disturbios en Lhasa, la capital tibetana, en marzo de 2008.

A finales de septiembre, dos monjes tibetanos se prendieron fuego en otra zona de Sichuan a manera de protesta contra el férreo control de China en las prácticas budistas. Los monjes fueron rescatados por la policía y sufrieron quemaduras leves.