Católicos en Polonia se reunieron el domingo para celebrar una misa especial para lo que ellos consideran un milagro: la aparición de un punto obscuro en una hostia, la cual están convencidos es parte del corazón de Jesús.

En la hostia en cuestión se desarrolló un punto pardusco en 2008 luego de caer al piso durante una misa en el pueblo Sokolka, en el este de Polonia. Dos médicos determinaron que la marca era tejido de músculo cardíaco, dijeron funcionarios de la iglesia.

El arzobispo de Bialystok Edward Ozorowski dijo durante la misa que en la historia, la "sustancia del cuerpo o la sangre de Cristo se ha vuelto evidente para los sentidos humanos, y esto pasó en Sokolka".

"Para Dios, nada es imposible", dijo Ozorowski.

La hostia con el punto fue transportada en alto en un relicario por un sacerdote en túnica dorada durante una procesión y fue puesta en exhibición en la iglesia del pueblo de San Antonio, mientras unos 1.000 fieles miraban, según un informe e imágenes transmitidas por el canal de televisión TVN.

Los católicos creen que el pan y el vino que utilizan los sacerdotes durante el sacramento de la comunión, o eucaristía, se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo.

La hostia se le cayó a un sacerdote mientras celebraba la comunión en 2008. De acuerdo con las prácticas de la Iglesia, el sacerdote puso la hostia en agua para disolverla. Varios días después una monja encontró que la hostia no se había disuelto por completo y vio una marca roja en ella.

El descubrimiento de la monja desató el interés entre los fieles en este país profundamente católico, y provocó muchos viajes a Sokolka. Aunque algunos creyentes consideran al objeto un milagro, el Vaticano aún examina la materia y no ha tomado una decisión oficial sobre si declararlo un milagro, dijo Andrzej Debski, portavoz de la iglesia.

Un grupo de racionalistas se quejó al respecto en 2008 y pidió a las autoridades que investigaran si un asesinato o algún otro crimen estaba involucrado en caso de que fuera tejido humano lo que se encontró en el agua. La policía dice que no tiene ninguna evidencia de algún crimen.