El cambio climático es un problema global y requiere una solución gradual, afirmó el domingo la secretaria de la convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático durante el segundo día de una conferencia técnica que se celebra en la capital panameña.

Christiana Figueres, se mostró optimista con los resultados de la próxima cumbre en Durban, Sudáfrica, a finales de año y en la que los países discutirán sobre un nuevo régimen climático mundial.

Figueres está en Panamá para la conferencia técnica sobre cambio climático inaugurada en la víspera y dirigida a allanar el camino para futuros acuerdos en la cumbre de Durban, que se realizará entre noviembre y diciembre próximo.

La cumbre de Durban se celebrará en uno de los continentes más vulnerables por el cambio climático, por lo tanto "hay una sensibilidad muy elevada sobre los resultados de esa conferencia", dijo Figueres en una rueda de prensa.

Pero aclaró que el optimismo no debe ser confundido con el hecho de que ni las cumbres anteriores — Copenhague, Cancún_, "ni Durban, ni la que seguirá son las conferencias que van a solucionar el problema".

"Aquí lo que tenemos es que darnos cuenta cada año de lo que los gobiernos tienen que hacer y lo que están haciendo es dar un paso firme hacia adelante", dijo Figueres. "Este es un problema global, requiere de una solución global, es un problema de largo plazo y va requerir una solución gradual a paso a paso".

La conferencia en Panamá se extenderá hasta el 7 de octubre y en ella participan representantes de casi 200 grupos. Los grupos deben avanzar en las modalidades de un segundo período de compromiso de reducción de emisiones de carbono de los países desarrollados parte del Protocolo de Kioto, cuyo primer período finaliza en 2012.

Los esfuerzos por reducir la emisión de gases contaminantes busca evitar que la temperatura del planeta suba más de dos grados, lo cual traería consecuencias catastróficas para la vida, han advertido los científicos.

Se estima que unos 5.000 visitantes arribaron a Panamá para participar en la conferencia entre delegados gubernamentales y representantes de la sociedad civil.