Las fuerzas de seguridad atacaron el lunes una estación policia donde pistoleros había tomado como rehenes a policías y civiles, dejando tres muertos entre los rehenes y poniendo fin al incidente, informaron funcionarios iraquíes.

El brigadier Mohammed al-Fahdawi de la Séptima División del Ejército en la provincia de Anbar dijo que tres de los rehenes murieron en el incidente del lunes por la mañana junto con todos los pistoleros.

Los insurgentes estaban disfrazados de policías cuando irrumpieron en la estación policial del pueblo de al-Baghdadi en el oeste de Irak, y tomaron como rehenes a policías y a civiles, entre ellos al alcalde.

El ejército iraquí rodeó la estación policial en el pueblo de al-Baghdadi, a unos 200 kilómetros (125 millas) al oeste de Bagdad, en la provincia de Anbar, dijo el vicegobernador provincial, Dhari Arkan. Se desconoce cuántas personas fueron tomadas como rehenes dentro de la estación o si los agresores han hecho exigencias.

El teniente coronel Mohammed Ismail de la policía de Anbar e Hikmat Juber, alcalde del poblado cercano de Hit, confirmaron el incidente del lunes.

La provincia de Anbar ha sido bastión de la insurgencia por varios años.

Juber agregó que varios funcionarios que laboraban en el segundo piso del edificio, sede de oficinas del gobierno, también fueron tomados como rehenes.

La confrontación actual en esta provincia pone en evidencia la vulnerabilidad de las fuerzas de seguridad iraquíes en un momento en que las tropas estadounidenses empiezan a retirarse rápidamente de la región luego de más de ocho años en guerra.

Los funcionarios hablaron a condición de mantener el anonimato debido a que no cuentan con autorización para hablar con los medios.

Combatientes sunitas alineados con grupos terroristas como al-Qaida con frecuencia realizan ataques contra elementos de la policía y las fuerzas militares, a quienes ven como traidores y partidarios del gobierno de mayoría chiíta.

Bajo un acuerdo de 2008, todas las fuerzas militares estadounidenses deberán abandonar territorio iraquí para finales de este año, si bien funcionarios de Estados Unidos e Irak han sostenido reuniones para contar con una menor presencia militar estadounidense en Irak para el próximo año.