Once vehículos solares procedentes de cuatro países participaron hoy en el pistoletazo de salida de la carrera Atacama Solar Challengue y llegaron al primer destino de su trayecto de tres días por el desierto chileno.

La carrera partió desde el pueblo de Humberstone y finalizó en esta primera jornada en la ciudad de Antofagasta, a 1.377 kilómetros al norte de Santiago, donde, aunque lo más habitual es que luzca el sol, en la tarde de este viernes el cielo estaba cubierto, según constató Efe.

Los vehículos retomarán mañana su ruta hasta Calama y llegarán el domingo a Iquique, tras recorrer en total 1.060 kilómetros a lo largo del árido desierto de Atacama, en el norte del país.

En esta particular iniciativa participan vehículos provenientes de Argentina, Chile, Ecuador y Puerto Rico.

Uno de los prototipos chilenos es el Intikalpa, que en lengua quechua significa "Energía del Sol".

Diseñado por la Universidad de La Serena, tiene una superficie de seis metros cuadrados cubiertos por paneles solares y alcanza un máximo de velocidad de cien kilómetros por hora.

La competencia se divide en dos categorías, el Desafío Solar Atacama, para automóviles con tecnología de punta, y La Ruta Solar, para tricicletas híbridas, equipadas con pedales y con paneles fotovoltaicos, y construidas con un bajo costo.

Esta iniciativa está organizada por la Universidad de Chile, la Universidad Técnica Federico Santa María, la Corporación La Ruta Solar y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos.