El superávit comercial de Corea del Sur en septiembre alcanzó los 1.440 millones de dólares, según informó hoy el Ministerio de Economía y Conocimiento.

Sin embargo, debido a que las importaciones aumentaron en septiembre más que las exportaciones, la cifra es significativamente más baja que la del mismo mes de 2010, cuando el país asiático registró un superávit de 4.410 millones de dólares.

Según los datos del Ministerio, las exportaciones crecieron un 19,6 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior hasta los 47.120 millones de dólares, mientras que las importaciones aumentaron un 30,5 por ciento interanual hasta los 45.680 millones de dólares, lo que supone un importe mensual récord para el país asiático.

Pese a ello, los datos de septiembre, que suponen el vigésimo mes consecutivo con la balanza comercial en positivo, representan un incremento del 75 por ciento respecto al superávit surcoreano de agosto, que fue de 821 millones de dólares.

"Las exportaciones nacionales han seguido creciendo pese a las incertidumbres que afectan a los mercados globales, tales como la crisis de la eurozona o la ralentización en la recuperación económica de EEUU", asegura el Ministerio de Economía y Conocimiento en un comunicado recogido por la agencia local Yonhap.

Las exportaciones surcoreanas de derivados del petróleo en septiembre aumentaron un 56,8 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado, mientras que las de automóviles y productos petroquímicos crecieron un 40 y un 30,9 por ciento, respectivamente.

Los envíos de semiconductores, anteriormente el producto más exportado por Séul, cayeron un 4,2 por ciento interanual en parte por la reducción de demanda en grandes mercados como Estados Unidos.

Las exportaciones al continente europeo se redujeron en un 11,2 por ciento interanual.

Detrás de la fuerte subida de las importaciones está el aumento significativo en la adquisición de gas natural (más del doble que en septiembre de 2010) y de petróleo (un 56,7 por ciento más), parcialmente empleados como materia prima en la industria manufacturera surcoreana.