Los planes de exploración y explotación de petróleo y gas en una zona de arrecifes coralinos quedaron definitivamente descartados porque es una región de patrimonio ecológico que hay que preservar, dijo el sábado el presidente Juan Manuel Santos.

Desde el inicio del gobierno en agosto de 2010 "me he puesto a estudiar a fondo con el ministro de Ambiente, con el ministro de Minas, sopesando en forma tranquila los argumentos a favor, en contra. Y la conclusión después de ese estudio que hicimos con expertos, de parte y parte, es que no vamos a permitir que se firme" un acuerdo de exploración y explotación en el Caribe colombiano, dijo Santos.

"Este archipiélago es una reserva de biosfera y es un patrimonio ecológico, social y cultural demasiado importante para correr cualquier riesgo", añadió el mandatario en medio de aplausos de moradores de la isla de San Andrés, donde Santos realizaba su tradicional reunión de gabinete de los sábados.

Los arrecifes de coral, declarados por Naciones Unidas en 2000 como patrimonio universal del medio ambiente, están ubicados en el archipiélago de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a unos 1.214 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La reserva llamada "Biosfera Seaflower", donde está el arrecife coralino, se extiende por unos 300.000 kilómetros cuadrados.

"Quiero a todos los habitantes de San Andrés, de Providencia, darles esa noticia y esa seguridad de que no va a haber esa exploración y explotación" en esa región del Caribe colombiano, agregó el presidente en su discurso transmitido por la televisora estatal.

Desde al menos 2008 se discutían posibles planes de exploración de crudo y gas en la zona, aunque no se había mencionado oficialmente cuál era exactamente el potencial probable de reservas. Pero desde congresistas a ambientalistas se oponían a tales proyectos porque se destruiría el arrecife coralino, que además sirve de muro de contención a las olas que llegan a las islas.