Seis regiones bolivianas sufrieron apagones durante dos días seguidos por un déficit en la generación de energía causado por daños en dos plantas, problema que será resuelto este fin de semana, informaron hoy las autoridades, que negaron que haya "racionamiento".

Los apagones, que duraron hasta tres horas, se registraron el miércoles y el jueves en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Oruro, Potosí, Sucre y Santa Cruz.

El viceministro de Electricidad, Roberto Peredo, explicó a los medios que "no hubo racionamiento", sino fallas en el sistema de generación y "mantenimientos programados" en las plantas, por lo que se dejaron de producir 173 megavatios.

En agosto hubo restricciones eléctricas en las mismas regiones porque la generación está al límite de la demanda, con una oferta de 1.100 megavatios y un requerimiento de aproximadamente 1.040.

Se espera que uno de los motores parados por mantenimiento vuelvan a funcionar en las próximas horas, lo que garantizaría el abastecimiento normal de energía desde este fin de semana.

Peredo y el ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez, esperan hoy en Santa Cruz la llegada de una nueva turbina desde Hungría que será montada en una planta del centro del país.

Dirigentes de la oposición y analistas han dicho que los problemas de generación son consecuencia de la nacionalización del sector decretada por el presidente Evo Morales en mayo del 2010, pero las autoridades lo niegan.