Más de 1.000 personas que protestaban contra la avaricia corporativa y la iniquidad social llevaron el viernes su manifestación a la sede del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York.

Los llamados Ocupantes de Wall Street que acampan en el Bajo Manhattan marcharon varias calles rumbo al norte hacia la estación de policía, donde protestaron por la respuesta de los oficiales a la manifestación en el centro de la ciudad, que se encuentra en su segunda semana.

La multitud aumentó debido al falso rumor de que la banda Radiohead se presentaría. Desde que la protesta comenzó hace dos semanas, la asistencia ha variado, pero su ha llegado a registrar una participación de 1.500 personas.

Los críticos han acusado a las autoridades de ejercer mano dura y aseguran que han golpeado a personas que no hicieron nada mal. La policía de Nueva York rechaza las acusaciones.

Los manifestantes también están molestos por los reportes dados a conocer por The Associated Press de que una unidad de inteligencia de la policía de Nueva York ha buscado infiltrarse en la comunidad musulmana de la ciudad.

La marcha del viernes fue pacífica y la policía informó que no hubo arrestos.