La Junta Aeronáutica Civil (JAC) de Chile, organismo estatal que regula la aviación comercial en el país, confirmó hoy que el tribunal antimonopolios cometió errores de cálculo en su fallo sobre la fusión de las aerolíneas Lan y Tam.

El pasado martes, Lan solicitó al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) la rectificación de "errores de cálculo numéricos" de "yields" de la compañía (tarifas por kilómetro en cada ruta) en el fallo que dio luz verde a su fusión con Tam.

Esto, con el fin de que el organismo antimonopolios "enmendara las afirmaciones que le llevaron a concluir que la información entregada por Lan en el proceso era poco confiable", dijo la compañía.

"De acuerdo a la revisión de los antecedentes, a juicio de esta Secretaría General, ese Honorable Tribunal no ha utilizado una metodología correcta para calcular los yields", confirmó la JAC en una resolución oficial difundida hoy.

El organismo estatal indicó que "el error de cálculo más significativo consiste en no prorratear las tarifas por tramo volado, cuestión fundamental para obtener los ingresos por kilómetro".

"El no prorratear sobrestima fuertemente los resultados", recalcó.

Tras conocer esta resolución, Lan reafirmó en un comunicado que sus cálculos entregados al TDLC son correctos y "confirman que es efectivo que volar en Chile es en promedio más barato que volar que en una industria reconocidamente competitiva como es la de los Estados Unidos".

A raíz de esa solicitud de revisión presentada por Lan, el presidente del TDLC, Tomás Menchaca, declaró que el organismo accedería a revisar el fallo, pero advirtió de que tal verificación no debería tener una mayor incidencia en las conclusiones del fallo.

En él, el tribunal aprobó la fusión de Lan y Tam, pero la dejó sujeta a once condiciones de mitigación que pretenden garantizar la libre competencia en diversas rutas aéreas de la región, principalmente entre Santiago y Sao Paulo y entre Santiago y Lima.

La fusión de estas aerolíneas, que podría concluir en el primer trimestre de 2012, dará paso a Latam, con un valor bursátil de unos 12.140 millones de dólares.

Para que se concrete la operación falta un pronunciamiento del regulador antimonopolios de Brasil (CADE), que se conocerá a finales de octubre.