Un juez de Florida dio a conocer el viernes un video que muestra el momento en que Casey Anthony recibe la noticia — estando en prisión — que los restos de su hija de dos años habían sido encontrados en 2008.

Un canal de televisión de la ciudad de Orlando abogó ante un tribunal por la divulgación del video de 15 minutos, bajo el argumento de que se trata de un registro público. El material había estado bajo sello judicial desde junio de 2009.

El juez Belvin Perry dictaminó el viernes que la protección del derecho de Anthony a un juicio justo ya no era un problema luego que fue absuelta en julio tras ser acusada por la muerte de su hija Caylee Anthony, ocurrida en el verano de 2008. Los restos de la niña fueron hallados en una zona boscosa no lejos de la casa de la familia Anthony ese diciembre.

A pesar de que fue hallada inocente de los cargos de asesinato, Anthony fue declarada culpable de cuatro cargos por mentir a la policía. Ella se encuentra actualmente en algún lugar de Florida cumpliendo un año de libertad condicional por otra condena relacionada con fraude con cheques. Las autoridades mantienen en secreto su paradero por cuestiones de seguridad.

La absolución de Anthony causó una conmoción a nivel nacional, y muchas personas manifestaron su descontento con el veredicto de manera pública y a través de las redes sociales.

En su fallo, Perry también rechazó el argumento de la defensa de que el video debe permanecer en secreto bajo las leyes de privacidad médica. El principal abogado de Anthony, José Báez, había argumentado que su cliente se encontraba en un centro médico al momento en que se enteró y recibió un sedante para tranquilizarla cuando la obligaron a ver la cobertura televisiva del hallazgo. Báez dijo que el incidente fue un intento de provocar una reacción de Anthony y lo describió como "una imposición intencional de angustia emocional".

Perry descartó esos argumentos.

"No hay ninguna expectativa razonable de privacidad en la cárcel", escribió Perry en su orden de liberación del video. "El hecho de que ella estuviera sentada en una sala de espera del centro médico no convierte el incidente en una evaluación médica y el hecho de que el personal médico haya tenido la oportunidad de observarla mientras veía las noticias y de darle un sedante no cambia esta conclusión".

En el video en blanco y negro, cuya calidad se asemeja a una cámara de vigilancia sin audio de una tienda de víveres, Anthony es llevada a la sala de espera y sentada en una silla mientras elementos de las fuerzas del orden permanecen cerca de ella de pie.

Cerca de un minuto después, ella levanta la vista en dirección de lo que fue descrito en la corte — pero no se puede ver en el video — como la cobertura noticiosa por televisión del hallazgo. Anthony después se dobla con las manos en su regazo, luego regresa a una postura erguida y por momentos parece respirar con dificultad, aunque es difícil de decir por la calidad del video. Ella repite este proceso varias veces antes de ser llevada a una sala contigua donde se sienta frente a una mesa.

Después de unos minutos, se ve un hombre y luego dos funcionarios de la cárcel abandonan la habitación. El hombre finalmente se sienta junto a Anthony y sigue hablando con ella hasta que el video termina.

Este fue el caso judicial más reciente iniciado por una organización de noticias para liberar los registros públicos. A finales de julio, Perry decidió desclasificar los nombres de los miembros del jurado en el caso después de un período de tres meses que termina en octubre.