Un agravamiento de la crisis financiera global podría debilitar la cooperación internacional para el desarrollo de la salud en América Latina y el Caribe, según el análisis que hizo del tema el Sistema Económico Latinoamericano (SELA) durante un encuentro regional organizado en Panamá y que concluyó hoy.

El director de Relaciones para la Integración y Cooperación del SELA, Antonio Romero, dijo a Efe que esta preocupación fue analizada en el plenario final del encuentro en el contexto de la crisis económica y financiera, "que pudiera acentuarse a partir de la situación de Europa en estos próximos meses".

"Se llamó la atención (acerca de) el hecho de que todo hace prever que se va a reducir mucho más ese apoyo de la comunidad internacional y de los países industrializados a proyectos de cooperación internacional para el sector de salud en América Latina y el Caribe como parte de la crisis" financiera, afirmó Romero.

En ese sentido, señaló que entre las conclusiones de la XXII Reunión de Directores de Cooperación Internacional de América Latina y el Caribe, celebrada durante dos días en Panamá por el SELA, se recomendó a los países de la región priorizar la inversión pública y los gastos nacionales para el desarrollo del sector salud.

En el actual contexto de crisis financiera mundial "resulta importante, más que nunca antes, tratar de priorizar al máximo y en la medida de lo posible y de las restricciones presupuestarias, las inversiones en salud a partir de fuentes nacionales", dijo Romero.

Añadió que se debe dar prioridad a los proyectos de cooperación Sur-Sur entre los países de América Latina y el Caribe, los cuales han sido muy dinámicos y resumen buenas prácticas en su conjunto.

Otra recomendación es poner énfasis en una mayor difusión acerca de lo que hacen los distintos esquemas subregionales de cooperación, para evitar una duplicación de esfuerzos y la descoordinación de agendas, ya que, de todas maneras, "son siempre recursos escasos".

"Esto surge como una de las conclusiones con mandato de trabajo para esos organismos regionales y para el SELA", detalló Romero.

Una conclusión importante es la de dar continuidad a los proyectos pilotos regionales en el ámbito de lo que se denomina tele-salud o tele-medicina, que abaratan costos y permiten acceso a servicios de salud de calidad aunque sean poblaciones distantes.

Se recomendó asignar recursos oficiales a estos novedosos proyectos e incorporarlos en los programas nacionales de desarrollo.

La tele-medicina y la tele-salud arrancaron hace unos cinco años y los países más avanzados son Argentina, Brasil, Costa Rica, Cuba, México y Venezuela.

En la reunión, además, se reconocieron avances en salud en la región, pero una "tremenda inequidad" en acceso a bienes y servicios de salud para los sectores más vulnerables y desprotegidos.

A La XXII reunión de directores de Cooperación Internacional de América Latina y el Caribe asistieron los miembros del Sela, representantes del Consejo Suramericano de Salud de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y también del Grupo de los 77 y China, entre otros.

La próxima Reunión se celebrará en Belice entre julio y octubre de 2012 y tiene como tema propuesto la cooperación intraregional en seguridad alimentaria.