El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y del Comité Organizador del Mundial 2014, Ricardo Teixeira, recibió hoy el alta médica del hospital de Río de Janeiro en el que fue ingresado el jueves por una crisis de diverticulitis, informaron fuentes médicas.

Tras superar los dolores abdominales provocados por la diverticulitis, el máximo dirigente del fútbol brasileño, de 64 años, podrá seguir su tratamiento con antibióticos en casa, según voceros del hospital Pro-Cardíaco de Río de Janeiro.

El responsable por la organización del Mundial que Brasil organizará en 2014 abandonó el centro médico caminando al lado de su esposa, Ana Rodrigues, y de su hija, Joana Havelange.

Según el boletín médico divulgado por el hospital el viernes, Teixeira fue atendido por una crisis de diverticulitis, pero sin ninguna gravedad, y su estado de salud entonces ya era estable.

El dirigente permaneció hasta hoy en el hospital debido a que los médicos lo mantuvieron bajo observación por su historial de problemas cardíacos, por los que ha sido sometido en dos ocasiones a angioplastias coronarias.

El dirigente, exyerno del expresidente de la FIFA Joao Havelange, comanda el fútbol brasileño desde 1989.