El gobierno de China prometió de nuevo castigar a quienes divulguen rumores y mentiras en internet en momentos en que el gobierno busca reprimir los foros que gradualmente se han convertido en fuentes de debate y críticas.

Un vocero de la Oficina Estatal de Información en la Internet, un organismo regulador bajo el control del gobierno chino, dijo a través de un comunicado emitido la noche del viernes que los rumores y los engaños en línea son "tumores malignos" que han dañado la estabilidad social.

El comunicado, emitido por un vocero no identificado por las autoridades y divulgado por la agencia de noticias estatal china Xinhua, pide a los usuarios de internet que obedezcan las leyes y dejen de esparcir rumores e instó a los sitios en línea a que ejerzan una vigilancia en los contenidos que publican.

Lo que generó más molestia en el vocero fueron los comentarios en tono de burla y sarcasmo publicados en un popular sitio de internet parecido a la red social Twitter titulado Sina Weibo, que presuntamente habían sido subidos a la red por una prostituta de 22 años pero que en realidad fueron publicados por un editor de 31 años.

Xinhua indicó que la cuenta titulada "diario de la prostituta" llegó a atraer a más de 250.000 seguidores antes de que fuera descubierta la identidad del verdadero autor y la cuenta fuera cerrada.

Los sitios de redes sociales que son plataformas para que los usuarios generen contenidos están se han convertido en un verdadero reto para el gobierno autoritario de China, que está acostumbrado a controlar lo que los medios de prensa informan al público.

Después del accidente en el flamante sistema ferroviario de gran velocidad en julio, el gobierno perdió el control de los mensajes publicados en internet, donde la gente cuestionó, criticó y ridiculizó la respuesta gubernamental.

Poco después, el gobierno comenzó a emitir advertencias en torno a este tipo de mensajes a través de la internet y sobre la necesidad de que las compañías eliminen esos "rumores" y "noticias falsas" que son consideradas en gran medida como frases codificadas para expresar críticas. El comunicado del vocero ordena a las autoridades locales y a los portales de internet que castiguen a quienes participen en tales acciones.