El peor trimestre del mercado desde que estalló la crisis financiera del 2008 concluyó el viernes, con otra caída considerable en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Los precios de las acciones descendieron ante las nuevas señales de que continúan los problemas de deuda de Europa y la economía estadounidense sigue débil.

Los productores de materias primas, las empresas del sector industrial y los bancos — que figurarían entre los grupos más afectados si empeora la economía — tuvieron las mayores pérdidas.

El promedio industrial Dow Jones cayó 240,60 puntos, el 2,2%, a 10.913,38. Hewlett-Packard Co. fue la acción que más perdió entre las 30 que conforman el índice más selecto del mercado, al descender 5,6%.

La productora de aluminio Alcoa Inc. tuvo también una caída severa, de 4,9%. JPMorgan Chase & Co. perdió 4,1%.

El Standard & Poor's de 500 acciones descendió 28,98 unidades, el 2,5%, a 1.131,42. Cayeron los 10 sectores empresariales que conforman el S&P 500.

El índice compuesto Nasdaq decreció 65,36 enteros, el 2,6%, a 2.415,40.

Los mercados han sido vapuleados durante este verano boreal por los temores crecientes de una posible moratoria de Grecia, y por la creciente probabilidad de una recesión global. Los datos contradictorios sobre la economía han provocado oleadas violentas de compras y ventas. El Dow, el S&P 500 y el Nasdaq se han desplomado más de 12% cada uno en este trimestre. Es la primera vez que ello ocurre desde finales del 2008, cuando se vivía el peor momento de la crisis financiera.

El S&P 500, referente para la mayoría de los fondos mutualistas accionarios en Estados Unidos, ha perdido 14,3% desde el 1 de julio, cuando comenzó el tercer trimestre. Es la mayor caída trimestral desde el periodo concluido el 31 de diciembre del 2008. Excluyendo ese periodo, el S&P no ha perdido semejante margen durante un trimestre en los últimos nueve años.

El Dow cayó 1.500,96 puntos, el 12,1%, en este mismo periodo.

"El mercado experimentó un daño real en este trimestre", dijo Mike Hurley, gerente de cartera de Highland Trend Following Fund.

La debilidad parece marcar el comienzo de una declinación mayor, advirtió Hurley, porque los bonos aumentan su valor y las tasas de interés descienden. Los inversionistas venden además materias primas como el petróleo, que perderían valor en el marco de un retroceso económico.

"Un decremento en los intereses y en los precios de las materias primas constituye definitivamente un indicio de que el mercado considera que la actividad económica será débil", señaló.

Cuatro acciones cayeron por cada título que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones superó el promedio, con intercambios por 4.700 millones de papeles.

El FTSE 100, indicador principal de la bolsa británica, cayó 68,36 puntos, el 1,32%, a 5.128,48, mientras que el DAX alemán retrocedió 137,56 unidades, el 2,44%, a 5.502,02, y el CAC-40 francés bajó 45,69 enteros, el 1,51%, a 2.981,96.

En Tokio, el Nikkei 225 cerró con leve baja a 8.700,29. En Seúl el Kospi cerro con una leve alza a 1.769,65.

El crudo de referencia bajó 2,94 dólares, el 3,6%, para cerrar la jornada en 79,20 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El crudo Brent del Mar del Norte, utilizado como referencia para la cotización de muchos tipos internacionales de petróleo, descendió 1,19 dólares, para cerrar en 102,76, en Londres.