Presidente venezolano Hugo Chávez organizó una rueda de prensa casi de emergencia para intentar desmentir los rumores que  cada vez toman mayor estado público sobre repentino deterioro  en su salud. Éste es la tercera vez en una semana que Chávez ha tenido que salir a desmentir rumores sobre su salud, y su primera aparición pública desde que volvió  de Cuba la semana pasada después de un cuarto tratamiento de  quimioterapia.

El presidente venezolano Hugo Chávez  aseguró que los últimos exámenes médicos sobre el cáncer "han dado resultados muy positivos" y dijo que está trabajando normalmente.

Chávez dismitio una nota del diario Nuevo Herald de Miami, según la cual se encontraba hospitalizado debido a un agravamiento de su estado de salud.

Chávez, de 57 años, enfatizó que su presencia en público y sus actividades en próximos eventos se encargarán de echar por tierra los rumores sobre el supuesto deterioro de su salud.

"Aquí estoy, yo soy mi propia respuesta (a los rumores) y la vida que llevaré en adelante con el favor de Dios será la respuesta, el nuevo Chávez... el candidato Chávez del año que viene, el presidente Chávez del 2012, del 2013, 2019", resaltó el líder izquierdista, quien con un guante y pelota de sóftbol en manos, afirmó que se disponía a una serie de ejercicios livianos.

"En cuanto al tratamiento, ya hoy han pasado 11 días del último ciclo de la quimioterapia y, bueno, estoy en el período de recuperación de esa etapa", añadió.

Chávez no ha aclarado dónde se encontraba el tumor, pero ha dicho que nuevos análisis no mostraron señales de una recidiva.

"Los últimos exámenes, todos, han dado resultados muy positivos", acotó.

"Tenía un tumor", aseveró y declinó confirmar otros detalles de su padecimiento.

"¿Qué quieres que diga, que yo saqué el tumor y que te diga de qué clase era y las causas... para alimentar la morbosidad? Yo no los voy a complacer... Un tumor maligno ¿Qué más quieren? Lo extrajeron", dijo.

"Afortunadamente para los que me quieren y para mí estaba encapsulado... el cuerpo se fue protegiendo", enfatizó.

"Aquí yo tengo una herida, como 40 puntos internos y externos... una herida de tal magnitud y te digo que nunca me dolió", expresó.

Chávez hizo un gesto a la zona donde dijo que el tumor fue extirpado, lo que indica una incisión vertical en el abdomen cruzando la línea de la cintura. El presidente señaló que vio las imágenes del tumor, que era del tamaño de una pelota de béisbol, y levantó una de éstas al describir la operación.

El gobernante expresó que no está "en la mejor forma", destacando que eso era de esperar después de la quimioterapia. Pero también añadió que ha estado levantando pesas y se está recuperando bien.

Luego hizo algunos lanzamientos con una pelota de sóftbol con su ministro de Relaciones Exteriores frente al palacio, sonriendo y mostrando los movimientos propios de un pitcher.

En una llamada telefónica a la televisión estatal, horas antes, Chávez exhortó a sus compatriotas a que "no le hagamos caso a rumores".

"Estoy bien", dijo Chávez, y añadió que "yo estoy aquí en mi sitio de trabajo, y trabajando además".

El mandatario dijo que está tomando esteroides y otros medicamentos mientras se recupera de la quimioterapia para el cáncer. Dijo que trabaja "a media máquina" mientras se somete a fisioterapia y toma medicamentos.

Aseguró que después de una cuarta ronda de quimioterapia en Cuba la semana pasada ha terminado con esos tratamientos.

Chávez fue operado de un tumor en la región pélvica en junio.

La oposición ha criticado a Chávez por no dar información más concreta sobre su estado de salud desde que anunció el diagnóstico de cáncer.

Dijo el jueves que pasó el día anterior en conversaciones con el canciller Nicolás Maduro a su regreso de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El presidente dijo que su cuerpo resistió bien la quimioterapia.

"Yo sería el primero de todos los venezolanos a comunicar cualquier dificultad en el proceso", aseguró. "No ha surgido ninguna más allá de lo normal".

En una entrevista transmitida por la televisión estatal poco antes de la medianoche, Chávez arremetió contra los líderes de la oposición por sugerir que él no está en condiciones de seguir gobernando como parte de un esfuerzo para convencer a los electores que sería incapaz de atender día a día sus tareas durante otro mandato de seis años.

Opositores al gobierno están tratando de difundir "la idea de yo estoy muy debilitado, que ando de crisis en crisis y que apenas podría terminar este periodo del gobierno", dijo Chávez.

"Esto es el objetivo", añadió.

El líder izquierdista afirmó que los venezolanos no creen en las acusaciones difundida por sus adversarios e insistió en que está en proceso de recuperación

"La gente (se) da cuenta de la verdad", manifestó. "Poco a poco, estoy más fuerte", resaltó.

Tan pronto como la campaña del próximo año electoral comience, Chávez dijo que "estaré al frente, a la batalla".

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino

Agreganos en facebook.com/foxnewslatino