Una tormenta tropical azotó Vietnam el viernes, obligando a evacuar a 20.000 personas, al tiempo que las Filipinas se preparaban para un nuevo tifón y varios países asiáticos sufrían graves inundaciones tras un inusual clima tormentoso.

Las extendidas inundaciones del monzón, tifones y tormentas han infligido estragos sin precedentes en la región, dejando más de 600 muertos o desaparecidos en la India, Tailandia, las Filipinas, Japón, China, Pakistán y Vietnam en los últimos cuatro meses. Tan sólo en la India se estiman daños por 1.000 millones de dólares, de los cuales 726 millones corresponden al estado de Orissa, el más golpeado.

Varios estudios sugieren una intensificación de la lluvia anual por el monzón en Asia, con un aumento en las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, señaló el Instituto Indio de Meteorología Tropical, operado por el estado. Aún así, no está claro que estos fenómenos atmosféricos se deban completamente al cambio climático, especialmente en la India, advirtió.

Tras golpear a las Filipinas y a China esta semana, el tifón Nesat perdió fuerza y se volvió una tormenta tropical justo antes de dirigirse hacia el norte de Vietnam el viernes por la tarde, llevando consigo vientos sostenidos de hasta 118 kilómetros (73 millas) por hora, de acuerdo con el centro meteorológico nacional. Intensos vientos azotaron las calles de Hanoi, la capital.

Fuertes lluvias anegaron áreas del norte y centro del país. Se emitieron advertencias de inundaciones repentinas y deslaves en regiones montañosas, así como de inundaciones en áreas bajas.

La tormenta inundó el jueves las calles a lo largo de la isla de Hainan en el sur de China, obligando a unas 300.000 personas a dejar sus hogares, informó la agencia oficial noticiosa china Xinhua.

Nesat golpeó las Filipinas el martes y dejó al menos 43 muertos, así como 30 desaparecidos tras causar una de las peores inundaciones en décadas en la capital Manila.

Se calculaban daños por 91 millones de dólares, y al mismo tiempo se efectuaban preparativos para recibir al tifón Nalgae, que se dirigía hacia el norte de las Filipinas. Se espera que traiga consigo vientos de 140 kph (87 mph) y ráfagas de 170 kph (105 mph), adquiriendo más fuerza antes de tocar tierra el sábado por la mañana y arrojar intensas lluvias, informaron meteorólogos.

___

Los corresponsales de The Associated Press Kelvin Chan en Hong Kong, Katy Daigle y Ashok Sharma en Nueva Delhi, Thanyarat Doksone en Bangkok y Teresa Cerojano en Manila contribuyeron con este despacho.