Las preocupaciones de Australia en el Mundial de rugby aún no han terminado tras conceder tres tries a la modesta ofensiva de Rusia, equipo al que terminó derrotando ampliamente 68-22 el sábado.

El triunfo también fue costoso para los australianos, pues su winger Drew Mitchell sufrió una lesión en el tendón de la corva izquierda que podría dejarlo fuera por el resto del torneo.

Los Wallabies anotaron 10 tries pero apenas ganaron el segundo tiempo por diferencia de 21-17 en el Parque Trafalgar en un partido muy desigual ante los rusos, un equipo novato en el Mundial.

Australia ya se había garantizado un punto adicional al anotar cuatro tries en los primeros 15 minutos, con lo cual aseguró que sólo podrá evitar a Sudáfrica en los cuartos de final si Italia derrota a Irlanda el domingo y no concede dos puntos adicionales.

Rusia logró algo que ni Italia ni Irlanda pudieron hacer: anotarle un try a Australia y lo hicieron en tres ocasiones a través de Vladimir Ostroushko, Denis Simplikevich y Konstantin Rachkov.