Sri Lanka liberó el viernes a 1.800 ex rebeldes Tigres Tamiles que estaban detenidos desde que terminó la guerra civil en el país hace más de dos años.

El presidente Mahinda Rajapaksa entregó a los ex combatientes a sus familias en una ceremonia en un auditorio del complejo de oficinas de la presidencia.

Los ex combatientes habían permanecido en centros de rehabilitación dirigidos por el ejército, donde fueron sometidos a un entrenamiento vocacional. Ellos son parte de los 11.000 Tigres Tamiles que se rindieron al término de la guerra en mayo de 2009. El ejército informó que cerca de 1.000 todavía permanecen en centros.

Sri Lanka ha estado bajo presión por parte de grupos de derechos y otros países que han pedido al gobierno levantar cargos a los detenidos o liberarlos.