La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, parte mañana a Bruselas con el objetivo de participar en la quinta cumbre entre Brasil y la Unión Europea, desde donde luego se desplazará a Bulgaria y Turquía para firmar varios acuerdos de cooperación económica y comercial y educativa, informó hoy una fuente oficial.

El portavoz de la Presidencia, Rodrigo Baena, explicó hoy a la prensa que Rousseff se entrevistará el lunes con el primer ministro belga en funciones, Yves Leterme, y asistirá a una cena con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

El martes, la presidenta participará de la cumbre Brasil-UE, celebrará un almuerzo con el rey Alberto II y clausurará un seminario de negocios bilateral.

La cumbre entre el bloque europeo y Brasil servirá para dar continuidad a "la asociación estratégica iniciada en 2007" entre ambas partes, dijo Baena, quien agregó que "además del fortalecimiento de las relaciones político-diplomáticas, se observa un estrechamiento importante de los lazos económico-comerciales".

En el ámbito económico, está previsto que Rousseff discuta con las autoridades europeas el impacto de la crisis económica mundial.

La presidenta participará también en la ceremonia de apertura del festival cultural Europalia y firmará con el Gobierno de Bélgica acuerdos en los sectores de transporte aéreo, ciencia, tecnología e innovación, políticas espaciales, cultura y turismo.

Brasil es el cuarto destino de la inversión extranjera de la UE, después de EE.UU, Suiza y Canadá con un acumulado de más de 140.000 millones de dólares, según Baena.

Tras su visita a Bruselas, la presidenta se desplazará a Bulgaria donde el miércoles y jueves se reunirá con las principales autoridades del país, firmará acuerdos comerciales y educativos, e irá a la ciudad de Gabrovo, el lugar de nacimiento de su padre.

"Será una visita con un fuerte componente personal y emocional", precisó Baena, quien destacó el gran potencial para estimular el comercio entre ambos países.

Finalmente, la mandataria viajará a Ankara, donde el viernes se reunirá con el presidente turco, Abdullah Gül, y con el jefe del Gobierno de ese país, Recep Tayyip Erdogan.

Baena calificó a Turquía como "actor privilegiado" en los conflictos de Oriente Medio.

La jefa del Estado, quien regresará a Brasil el próximo sábado 8, viajará acompañada por una nutrida delegación gubernamental integrada, entre otros, por los ministros de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota; Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel; Ciencia y Tecnología, Aloizio Mercadante; y Cultura, Ana de Hollanda.