El presidente de Mianmar, Thein Sein, hizo un llamado el viernes para detener la construcción de una controvertida presa hidroeléctrica que se construye con el respaldo de China en el norte del país.

Sein indicó en un documento que fue leído el viernes en el Parlamento que la construcción del proyecto Myitsone de 3.600 millones de dólares, en el estado de Kachin, debería ser suspendida.

En su nota, el presidente indicó que la construcción de la presa se oponía al deseo del pueblo y de los legisladores del país.

La dirigente democrática de Mianmar, Aung San Suu Kyi, unió fuerzas con ambientalistas y con grupos minoritarios para solicitar un nuevo análisis al proyecto que se llevaría a cabo en el río principal del país, el Irrawaddy. Los activistas indicaron que la presa provocaría el desplazamiento de muchos habitantes de localidades y causaría daños a la ecología en esta importante fuente de alimentos del país.

Además, el proyecto inundaría una zona del tamaño de Singapur.