El Peñarol, líder en solitario del Apertura uruguayo, tendrá una oportunidad idónea para distanciarse en la cabeza de la tabla al medirse en la octava fecha del torneo que se disputa este fin de semana ante el débil Rentistas.

El Peñarol, que pasa un inmejorable momento de forma y juego y que el pasado miércoles festejó su 120 aniversario con una gran fiesta, no parece tener un rival importante en el equipo de Rentistas, recién ascendido y ubicado en el fondo de la clasificación.

El equipo 'carbonero' se verá favorecido además por los difíciles encuentros que tendrán sus perseguidores directos, en especial el Cerro, segundo en la tabla, que se medirá al River Plate, cuarto, en el partido más interesante de la jornada y que será determinante para saber cual de los dos queda con posibilidades de alcanzar la cima del campeonato.

El Danubio, tercero en la tabla, tiene un encuentro algo más fácil ante El Tanque Sisley, si bien no hay nada seguro para los de la franja, ya que juegan como visitantes ante unos rivales especialistas en dar la sorpresa ante equipos superiores.

El Nacional, por su parte, disputará prácticamente una final ante el humilde Cerrito.

De caer derrotado, las horas del entrenador argentino Marcelo Gallardo al frente del equipo estarán contadas, después de la humillante derrota sufrida la semana pasada ante el último, el Bella Vista, y la eliminación del equipo de la Copa Sudamericana, en la que dejó una mala imagen contra la Universidad de Chile.

El Nacional necesita sumar además para no quedar muy relegado no ya para competir por el título del Apertura, que parece muy lejano, sino pensando en la tabla acumulada que decidirá qué equipos irán a competiciones internacionales la próxima temporada.

El Defensor Sporting intentará proseguir su buen momento en casa del Racing tras un flojo inicio de campaña y sumarse así al grupo de cabeza.

Fénix-Wanderers, Liverpool-Rampla Juniors y Cerro Largo-Bella Vista serán los otros partidos de la jornada.