Iván Nova comenzó el año batallando por ganarse una plaza en la nómina, sin importar el papel disponible. Consiguió la de abridor y, aunque no desentonó, lo mandaron a las menores durante casi un mes.

El sábado, por culpa de la lluvia, el novato dominicano tendrá la responsabilidad de lanzar para los Yanquis de Nueva York en el juego inicial de la serie contra los Tigres de Detroit por la primera ronda de los playoffs.

Nova relevará al as CC Sabathia cuando el juego, suspendido por lluvia el viernes en la parte baja del segundo inning, será reanudado con la pizarra mostrando un empate 1-1.

"Ahora me siento como el abridor número uno", dijo Nova. "Será emocionante. Haré lo que siempre hago. No veo gran diferencia".

"No hay nada improvisado, es la misma rutina", añadió. "Debe pensar que el juego está 0-0".

Nova no tiene motivos para poner peros. Estar en los playoffs, con una designación como abridor, es algo que no se imaginó cuando comenzó el año.

"Yo comencé enfocado en hacer el equipo. Mi sueño era ser abridor, pero estaba preparado para aceptar lo que fuera", indicó.

Lo que hizo, con una marca de 16-4 y 3.70, fue fundamental para que Nueva York ganara el título de la División Este de la Liga Americana con una rotación que, después del as CC Sabathia, no inspiraba confianza.

Tampoco hay que menospreciar el desempeño de Freddy García y Bartolo Colón, dos veteranos que también superaron las expectativas, pero la actuación del derecho de 24 años fue enorme.

Por algo le dicen "Super Nova" y por algo su nombre suena en la discusión de candidatos a obtener el galardón al Novato del Año en su circuito.

Nova cerró la campaña acreditándose la victoria en sus últimas 12 decisiones, aunque la racha fue interrumpida durante julio cuando lo enviaron a Triple A.

No fue un castigo por lanzar mal. El motivo fue que el equipo precisaba encontrarle un espacio en la rotación a Phil Hughes tras recuperarse de una lesión.

Al regresar, Nova se consolidó definitivamente y acabó contabilizando la mayor cantidad de victorias de un pitcher novato este año.

Nova despejó las dudas el demostrar dos cosas: lanzar más allá del sexto inning y saber arreglárselas para salir de apuros.

Quizás el mejor ejemplo fue la 16ta victoria, al sortear un atolladero con las bases llenas sin outs en el séptimo inning contra Tampa Bay.

Su manager Joe Girardi lo dejó en el montículo y Nova no defraudó.

"Fui más agresivo, tratando de estar adelante en la cuenta", dijo Nova. "Al volver, llegué con mentalidad de que nunca más me iban a mandar de vuelta a las menores, así que hice todo lo posible para que eso no ocurriera otra vez".

Nova se estrenó en las mayores en agosto de 2010 y realizó siete aperturas, en las que sólo una vez completó las seis entradas.

En cambio, este año, 18 de sus 27 aperturas fueron de seis innings o más y nueve fueron de siete.

"Todo se conjuntó para tener un gran año", dijo Girardi. "Está su habilidad para salir de problemas este año, hizo un mejor trabajo que el año pasado en cuanto a sacar los innings. Esto es importante, especialmente en esta clase de juegos. No puedes dejar que algo mal y desmoronarte totalmente. Tienes que saber superar las adversidades".

Cuando salga a lanzar el sábado, Nova tendrá muy pendiente el recuerdo de su abuelo Emilio Nova, quien falleció en 2009.

"Quería verme lanzar en los playoffs ... Pero yo sé que ahora mismo debe estar sintiéndose feliz por mí", resaltó.