La viceministra de Fomento, Industria y Comercio (Mific) de Nicaragua, Verónica Rojas, anunció hoy la llegada al mercado local de los primeros 201.222 kilos de pollo procedentes de los Estados Unidos, con el fin de abaratar los precios, pese a la oposición de los empresarios.

"La importación (de pollo) ya está en el país. Entró el día de ayer. Son ocho contenedores con 443.000 libras (201.222 kilos)", dijo a periodistas la funcionaria.

Rojas ratificó que el gobierno nicaragüense autorizó importar 1.150 toneladas de pollo para reducir el precio de ese producto.

Según la funcionaria, el pollo estadounidense permitirá al consumidor local acceder a "alimentos de calidad a un precio menor".

Sin embargo, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua, José Adán Aguerri, denunció la semana pasada que ese pollo importado es "descartado" de los Estados Unidos, lo cual niegan las autoridades.

"Cuando hablamos de Estados Unidos, estamos hablando de un producto descartado en ese país. Un producto que no se consume", declaró Aguerri.

El Cosep ha dicho que la decisión del gobierno de Daniel Ortega pone en riesgo, además, 30.000 empleos directos de la industria avícola local.

Las autoridades nicaragüenses autorizaron la importación de pollo estadounidense debido a que los distribuidores locales subieron de 2,15 a 2,44 dólares el kilo de ese producto nacional, sin contar con el aval del Gobierno, como tenían pactado desde hace tres años.

El pollo estadounidense tendrá un costo de 1,90 dólares el kilo, según el Mific.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Avícolas de Nicaragua, Alfonso Valerio, dijo al canal 12 de la televisión local que los consumidores son los que "sabiamente" decidirán si compran el pollo local o el importado de los Estados Unidos.