El nivel de aprobación de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, alcanzó el 71 por ciento en septiembre, cuatro puntos porcentuales más que en julio cuando la popularidad de la jefa de Estado era del 67 por ciento, reveló hoy una encuesta elaborada por el instituto Ibope.

El 21 por ciento de los entrevistados desaprobó a la presidenta, resultado inferior al 25 por ciento que manifestó su desacuerdo con la mandataria en el sondeo anterior.

Mientras, el 8 por ciento de los ciudadanos entrevistados no supo o no quiso responder, según el estudio encargado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

La encuesta, elaborada entre el 16 y el 20 de septiembre con las respuestas de 2.002 ciudadanos mayores de 16 años de 141 municipios de Brasil, tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

Además, la popularidad del conjunto del Gobierno encabezado por Rousseff también mejoró su valoración en este último sondeo y el 51 por ciento de los entrevistados consideró buena o muy buena la gestión del Ejecutivo, frente al 48 por ciento de julio.

El 11 por ciento de los encuestados calificó el Gobierno de malo o muy malo, un punto menos que en el sondeo anterior.