La inflación general anual en América Latina y el Caribe alcanzó en agosto el 7 %, su nivel más alto desde abril de 2009, señaló hoy la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En cambio, en agosto la inflación anual de los alimentos disminuyó levemente, del 8,7 al 8,5 por ciento, debido a leves disminuciones en los índices de precios de los alimentos en casi todos los países de la región.

"A pesar de su leve disminución, la inflación de alimentos sigue siendo mayor que la general y es la que más afecta a las poblaciones vulnerables, quienes gastan una proporción mayor de sus ingresos en alimentos", explicó el representante regional de la FAO y próximo director general del organismo, José Graziano da Silva.

El informe de la FAO señala que la inflación anual de los alimentos continúa siendo dos puntos superior a la inflación general en Venezuela, Bolivia, El Salvador, Nicaragua y Ecuador.

En Chile, Paraguay y México, el aumento anual de los precios de los alimentos casi duplica al registrado en la inflación general anual.

Los alimentos con las mayores incidencias en la inflación mensual de agosto fueron las carnes y las hortalizas.

La carne de pollo fue el producto con mayor aporte a la inflación mensual en Bolivia y Chile, mientras que la carne de res fue el segundo producto de mayor incidencia en México y el tercero en Bolivia.

En Paraguay se experimentaron fuertes alzas en la carne vacuna y en sus productos sustitutos, debido a la merma en la calidad de las pasturas.

En cuanto a las hortalizas, el precio del tomate aumentó un 55 % en Costa Rica, un 18 % en Guatemala y un 17 % en Ecuador, y fue el alimento de mayor variación de precios tanto en esos países como en Honduras y Nicaragua.

Por subregiones, en América del Sur, la FAO observó señales alentadoras en la baja de los precios de los alimentos en Bolivia, Chile y Uruguay, y en forma más modesta en Colombia y Perú.

En contraste, en Ecuador, y más claramente en Venezuela, los precios promedio generales y de alimentos muestran continuos repuntes en el último trimestre.

En América Central, Nicaragua fue el país con el mayor aumento de las inflaciones anuales general y de alimentos, con incrementos de 1,3 y 4,1 %, respectivamente, entre agosto y julio.

En Costa Rica y Honduras se observó relativa estabilidad en los últimos tres meses, mientras que en Panamá la inflación de alimentos se estabilizó en alrededor del 5 % en el último trimestre, aunque la inflación general anual comenzó a reducirse.

En tanto, en México los índices de precios general y de alimentos se redujeron modestamente en el último mes.

En agosto de 2011, el índice de precios de los alimentos de la FAO mantuvo su nivel, y suma ocho meses consecutivos en que fluctuando alrededor de los 230 puntos.

La FAO apunta que, si bien esto representa una buena noticia para los países importadores de alimentos, entre agosto de 2010 y agosto de 2011 los precios internacionales de los alimentos han aumentado 26 %.