El viceministro de Relaciones Exteriores salvadoreño, Juan José García, aseguró hoy que "El Salvador no sería posible" sin la participación económica de los emigrantes salvadoreños a través de las remesas.

García, que participó hoy en Washington en una mesa redonda sobre el impacto de las remesas en Centroamérica, dijo en una entrevista telefónica con Efe que si las remesas que recibe El Salvador se frenasen o descendiesen, la economía del país se colapsaría.

Según el viceministro, el 16 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de El Salvador proviene de los casi 3 millones de salvadoreños que viven en el exterior y envían remesas a su país de origen.

El 24 por ciento de las familias salvadoreñas, unas 337.000, reciben remesas y éstas suponen por término medio el 60 por ciento de sus ingresos, apuntó el viceministro.

"Tenemos muy claro que sin la participación de esta comunidad, El Salvador no es posible. Si las remesas se parasen o descendiesen de manera significativa, el modelo económico de El Salvador se colapsaría", insistió.

"El Gobierno de El Salvador considera a los emigrantes salvadoreños como un socio estratégico para la construcción de la democracia y en la ampliación de las oportunidades para el desarrollo", agregó el viceministro.

El Salvador registra unos niveles de pobreza del 36 por ciento, mientras que en el caso de las familias receptoras de remesas, este porcentaje se reduce al 26, apuntó García.

Según el Banco Central de Reserva de El San Salvador (BCR), las remesas familiares enviadas a El Salvador crecieron en un 4,8 por ciento entre enero y agosto pasados con relación a igual período de 2010 hasta alcanzar los 2.422 millones de dólares.

El volumen de remesas recibido en agosto fue de 307 millones de dólares, 20 millones más que en el mismo mes de 2010.

El BCR también subrayó que "el promedio mensual de remesas recibido durante los primeros ocho meses de 2011 fue de 302,8 millones de dólares, cifra superior en 13,8 millones al promedio observado durante el mismo período de 2010, que fue de 289 millones mensuales".

Según cálculos oficiales, en los Estados Unidos residen alrededor de 2,5 millones de salvadoreños.