El jefe del gobernante Gran Partido Nacional (GNP) de Corea del Sur, Hong Joon-pyo, cruzó hoy la frontera de Corea del Norte para una inusual visita de un día al complejo industrial conjunto de Kaesong, en un intento de impulsar las estancadas relaciones intercoreanas.

"Soy el primer jefe del Gran Partido Nacional en visitar el complejo de Kaesong. Es una visita de trabajo, pero es una obligación de los políticos superar el estancamiento de las relaciones intercoreanas", subrayó Hong antes de cruzar la frontera en declaraciones a la agencia local Yonhap.

El político había pedido en reiteradas ocasiones un cambio de rumbo en las tensas relaciones intercoreanas y esta semana anunció su intención de visitar hoy este centro industrial, símbolo de acercamiento entre las dos Coreas.

En el complejo de Kaesong, creado en el año 2000 tras la primera cumbre entre líderes de ambas Coreas, trabajan unos 46.000 norcoreanos en unas 120 empresas surcoreanas, que producen principalmente ropa, utensilios y relojes y suponen una importante fuente de ingresos para Pyongyang.

Recientemente Hong propuso también un proyecto común para ayudar al sector agrícola de Corea del Norte, que pasa por un momento de profunda crisis económica que agrava las hambrunas cíclicas, informó Yonhap.

La visita de Hong se produjo de forma paralela a la de una quincena de funcionarios surcoreanos a ese mismo lugar para entregar un envío privado de ayuda consistente en 250 toneladas de harina y suministros médicos para los niños de Corea del Norte, añadió la agencia surcoreana.

Las dos Coreas se encuentran técnicamente en guerra después de que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 concluyera con un armisticio en lugar de un Tratado De Paz.

El año pasado las relaciones entre ambos países pasaron por uno de sus peores momentos después del hundimiento en marzo de la corbeta surcoreana Cheonan, del que Seúl acusa a Pyongyang, y con el bombardeo norcoreano de la isla de Yeonpyeong en noviembre.

Los ataques, por los que Pyongyang rechaza disculparse pese a las reclamaciones de Seúl, causaron la muerte de 48 militares y dos civiles norcoreanos.

El viaje de Hong se produce en un momento en que ambas Coreas han reiniciado sus contactos bilaterales para limar sus diferencias e intentar establecer las bases para una reapertura del diálogo a seis bandas junto con EEUU, China, Japón y Rusia, estancado desde 2008.