En la primera revisión anual de las agencias calificadoras de crédito del país, los reguladores bursátiles de Estados Unidos dijeron que dichas compañías no están haciendo lo suficiente para proteger su propia integridad financiera.

El reporte de la Comisión de Cambio y Bolsa de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), emitido el viernes, se impuso en las reformas de la industria financiera aprobadas el año pasado.

Los reguladores examinaron 10 agencias de evaluación crediticia, incluyendo las tres grandes: Standard & Poor's, Moody's y Fitch.

El reporte no especificó cuál de las agencias padece el mayor problema de debilidad.

Sin embargo criticó a las 10 agencias por diversos problemas, incluyendo insuficientes controles sobre los conflictos de intereses de los empleados. Asimismo, los reguladores encontraron que las empresas en ocasiones no siguen ni sus propios procedimientos.

Algunos ejemplos citados en el reporte:

- Las agencias no tienen políticas suficientes para prevenir los conflictos que surgen cuando los analistas y los empleados del grupo tienen acciones en compañías que ellos califican.

- Dos de las tres agencias grandes no tienen políticas específicas para prevenir los conflictos que se generan cuando una compañía que evalúan posee una participación sustancial en la misma agencia.

- Una agencia no logró seguir sus propias fórmulas para calificar bonos.

- Otra tardó en avisar a los inversionistas sobre cambios en sus fórmulas.

El personal de la SEC realizó sus pruebas entre diciembre de 2009 y agosto de 2010. La SEC no ha determinado si alguno de los resultados infringe la regulación, pero el reporte deja abierta la posibilidad de futuras acciones.

A pesar de las mejoras hechas por algunas agencias desde la examinación previa en 2008, aún existen problemas en todas, incluyendo el incumplimiento de sus propias políticas en algunas de ellas, dijo el reporte.

Las tres grandes agencias calificadoras han sido culpadas de ayudar a exacerbar la crisis financiera de 2008 al otorgar altas calificaciones a valores hipotecarios riesgosos. Esas inversiones se fueron a pique cuando el mercado hipotecario colapsó.

Los críticos dicen que las agencias han incurrido en un conflicto de intereses debido a que reciben sus pagos por parte de las mismas compañías que califican.

__

Liedtke reportó desde San Francisco.