Las autoridades sanitarias y educativas de la región boliviana de Santa Cruz declararon la "alerta roja" y suspendieron las clases por diez días por un aumento de casos de gripe AH1N1 en ese departamento fronterizo con Brasil y Paraguay, informaron hoy fuentes oficiales.

El viceministro de Educación Regular, Juan José Quiroz, confirmó en un comunicado la suspensión de clases por 269 casos confirmados de gripe A en esa región y otros 1.300 sospechosos.

La gobernación cruceña, a su vez, declaró la "alerta roja" en el departamento porque en 24 horas se informó de 58 casos nuevos, pasando de 211 a 269 las personas infectadas.

Seis colegios de Santa Cruz fueron declarados en cuarentena y una decena "en observación", ya que más de la mitad de los enfermos son escolares y la víctima mortal que las autoridades confirmaron el pasado martes es una niña de 12 años.

Las autoridades sanitarias cruceñas tienen 3.000 dosis de vacuna contra la gripe A y el ministerio de Salud prometió otras 6.000.

En 2009 esa epidemia causó 13 muertes en Santa Cruz y en 2010 fueron dos.