Un presunto jefe de sicarios del cartel de los Zetas fue detenido en el puerto de Veracruz, sospechoso de la desaparición de tres infantes de Marina. También fue capturado otro sospechoso.

Se cree que Angel Mora, de 25 años, también conocido como "Comandante Diablo", y el otro arrestado, Gregorio Maldonado, participaron en una célula de los Zetas que asesinó a los tres infantes de marina secuestrados el 29 de julio.

Los soldados les incautaron seis fusiles automáticos, dijo la armada.

Mientras tanto, las autoridades en el estado fronterizo de Nuevo León anunciaron el arresto de uno de los cerebros del incendio intencional de un casino que dejó 52 muertos el mes pasado.

El vocero de seguridad del estado, Jorge Domene, precisó que agentes federales detuvieron a Roberto López el jueves en Zapopán, un suburbio de la ciudad de Guadalajara.

Se cree que López, de 32 años, es uno de cuatro hampones de los Zetas que planearon el incendio del Casino Royale en Monterrey el 25 de agosto.

Agentes federales trasladaron a López, ex policía de la ciudad de Saltillo, a la Ciudad de México para interrogarlo, agregó Domene.

López es el undécimo sospechoso arrestado en el caso. Otros siete están prófugos.

Un grupo de pistoleros irrumpió en el casino, esparció gasolina e inició un incendio en lo que se considera un caso de extorsión. Docenas de personas quedaron atrapadas y murieron asfixiadas.