Buenos Aires acogerá en 2012 el XIII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, informó la organización de la edición 2011, clausurada hoy en la ciudad española de Bilbao (norte), después de una semana de debate sobre la digitalización de los servicios públicos en Iberoamérica.

En la jornada final de las reuniones celebradas desde el pasado miércoles, el director de la Fundación BiscayTIK, Ibon Oñate, entregó una 'makila' (bastón de mando) al representante del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Damián Specter, quien instó a la ciudadanía a "no quedarse fuera" del cambio que implica el uso de las nuevas tecnologías.

La duodécima edición de este foro ha sido organizada por la citada fundación y la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET).

De lo tratado durante su celebración se ha concluido que el fin último del uso de las redes sociales en la Administración pública es la promoción de la participación de la ciudadanía.

Según algunos de los participantes en el encuentro, los ciudadanos exigen participar "cada vez más" en los asuntos de su comunidad haciendo propuestas que sean "escuchadas" por los representantes públicos.

Las conclusiones difundidas en la última jornada dejan claro que con el fin de responder a tal demanda, las nuevas plataformas 2.0 constituyen "un aliado para la Administración".

En las jornadas se ha puesto de manifiesto la necesidad de voluntad y determinación política para avanzar en este ámbito y los intervinientes han incidido, asimismo, en la necesidad de articular mecanismos de colaboración entre gobiernos, ciudadanos y los ámbitos educativo y empresarial.

Otra conclusión es que "no son las redes sociales las que cambian el mundo, sino las personas que hacen uso de ellas".

La importancia de la inversión en educación y capital humano capacitado en el uso de las nuevas tecnologías es otro de los asuntos tratados en el transcurso del XII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, en el que también se ha subrayado la utilidad de las aplicaciones móviles como vía para reducir "brechas digitales".