Un helicóptero avistó hoy en la jungla del norte de la isla de Sumatra el avión con 18 personas a bordo que se estrelló el jueves, al tiempo que a lo largo del día se han conocido otros indicios que apuntan a que podría haber supervivientes.

El terreno abrupto de la zona y el mal tiempo impidió al helicóptero aterrizar, pero se vio que el morro del avión está aplastado y que el resto de la nave parece intacto desde el aire.

Además del reconocimiento aéreo, varios equipos de socorro avanzan por tierra.

En las últimas horas otras informaciones han reforzado la esperanza de que los 14 pasajeros y los cuatro miembros de la tripulación están vivos.

La aerolínea Nusantara Buana Airyang indicó que creen que el piloto envió un mensaje radiofónico tras el siniestro, pero como todavía no han logrado descifrarlo, no pueden confirmarlo.

Mientras, el familiar de uno de los pasajeros afirma que anoche habló con él por teléfono móvil, según el diario Kompas, que no explica cómo si las víctimas tienen teléfono no se ponen en contacto con las autoridades.

El aeroplano, del modelo CASA C-212 y perteneciente a la aerolínea local PT Nusantara Buana Airyang, cubría la ruta entre Medan y Kutacane cuando perdió el contacto radiofónico con los controladores 25 minutos después de despegar.

Se trata del tercer accidente aéreo en Indonesia en el espacio de un mes, después de que se produjesen otros dos siniestros en el archipiélago asiático que se saldaron con la muerte de cinco personas en total.

Los accidentes de aviación son frecuentes en Indonesia a causa del escaso mantenimiento de los aparatos y las deficientes infraestructuras y normas de seguridad.