Australia registró un déficit de 47.700 millones de dólares locales (46.388 millones de dólares o 34.202 millones de euros) en el año fiscal que culminó en junio de 2011, informaron hoy fuentes oficiales.

El Tesorero Federal, Wayne Swan, atribuyó a la caída de los ingresos un resultado que, no obstante, mejora los pronósticos de mayo cuando se esperaba un déficit de 49.400 millones de dólares australianos (48.041 millones de dólares o 35.420 millones de euros).

En una rueda de prensa en Camberra, Swan dijo que "a pesar del impacto de la crisis financiera internacional, los devastadores desastres naturales de principios del año y el impacto de la fuerte apreciación del dólar australiano en los ingresos", las finanzas del país "se sitúan entre las más fuertes del mundo desarrollado".

El Gobierno prevé alcanzar un superávit de 3.500 millones de dólares australianos (3.403 millones de dólares o 2.509 millones de euros) dentro de dos ejercicios.

"El Gobierno mantiene su determinación de lograr un superávit en el presupuesto de 2012-13, a pesar de una disminución de los ingresos y el aumento de la inestabilidad mundial", indicó el Tesorero.

Asimismo, la deuda neta australiana en el año fiscal 2010-11 fue de 84.600 millones de dólares locales (82.273 millones de dólares o 60.660 millones de euros), que equivale a un 6,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Swan también indicó que la deuda neta australiana representa un décimo de las de las economías más avanzadas y que las agencias crediticias han reafirmado su calificación en AAA.