La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, ha pedido a Irán que respete sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos y que no condene a muerte al pastor cristiano evangélico Yusef Nadarjani.

Ashton se declaró "muy preocupada" por los informaciones sobre la reanudación del juicio contra el pastor iraní Yusef Nadarjani, condenado por apostasía en 2009, y urgió a las autoridades iraníes a respetar sus compromisos según el derecho internacional, "incluida la libertad de religión u opinión".

La alta representante de la UE instó a la liberación "inmediata e incondicional" del pastor evangélico.

El pasado 5 de julio, el Tribunal Supremo anuló la pena de muerte que ya pesaba sobre Nadarjani y devolvió el caso a la Audiencia Provincial de Gilan.

Si se confirma la pena de muerte y el Tribunal Supremo no acepta el recurso, Nadarjani pasaría a disposición del departamento que se encarga de la aplicación de condenas, dentro del sistema judicial iraní.

Nadarjani, que según la ley iraní es originariamente musulmán, al ser hijo de musulmanes, se convirtió al cristianismo a los 19 años y actualmente es pastor de un grupo evangélico. Fue detenido en octubre de 2009 y procesado por apostasía, lo que en Irán conlleva la pena de muerte.