La ex primera dama de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, denunció el viernes en la capital argentina que tras el derrocamiento de su esposo Manuel Zelaya se ha instaurado una dictadura que viola los derechos humanos en el país centroamericano.

"Creíamos que mucha sangre que se había derramado era historia, era un cuento que había pasado. Pero en Honduras se está repitiendo otra vez la historia de la dictadura. Otra vez hay violaciones a los derechos humanos", afirmó la ex primera dama durante la Reunión de Mujeres de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) en Buenos Aires.

En el marco de un debate sobre "Paz e inclusión en América Latina y el Caribe", aseguró que el golpe de Estado que derrocó a su marido en junio de 2009 "ha traído la violación de los derechos humanos, asesinatos selectivos, persecución política, aumento de la pobreza".

Una comisión que investigó los hechos que sucedieron al derrocamiento de Zelaya determinó que al menos 12 personas murieron durante la represión de las fuerzas de seguridad a las protestas y que ocho opositores fueron asesinados selectivamente como resultado de una aparente política ejecutada por agentes estatales.

Las declaraciones de la ex primera dama van en sintonía con la denuncia del propio Zelaya sobre un plan para asesinar a los que se opusieron al golpe de Estado en su contra y lo comparó con la persecución de izquierdistas en los años 80.

Entre 1979 y 1990, unos 184 izquierdistas fueron asesinados en Honduras por escuadrones de la muerte formados por militares y policías, según un informe oficial.

"Hablar de la paz es para nosotros una utopía", sostuvo la esposa de Zelaya, pero "el pueblo unido está en las calles, luchando para revertir este golpe de Estado".