Leire Martínez es consciente de que como vocalista de La Oreja de Van Gogh adquiere cierto protagonismo dentro de la banda, pero aclaró que en el quinteto no hay protagonismos.

"La gente que sigue a grupos o artistas sabe que la cara visible o la más recurrente, es la del cantante, pero en grupos como el nuestro, en que todos hacemos una labor y que todos funcionamos por igual, lo que nos importa es el grupo", dijo la cantante el jueves en una entrevista telefónica desde San Sebastián, España.

"Los nombre propios y lo que cada uno somos eso nos queda para nosotros", agregó.

La Oreja de Van Gogh recién lanzó "Cometas por el cielo", el sexto álbum del grupo y el segundo en el que Martínez funge como vocalista, luego de la partida de Amaia Montero en 2006.

Tras la partida de Montero, Martínez reconoció que brindó continuidad a los 15 años de trayectoria que tiene el grupo. Aporté "fundalmentalnte que el grupo no acabara con la marcha de Amaia.", expresó. "El hecho de que me contrataran y el saber que íbamos a continuar, Creo que eso al grupo le dio esa energía de continuar".

El guitarrista Pablo Benegas, el tecladista Xabi San Martín, el bajista Álvaro Fuentes y el baterista Haritz Garde completan la agrupación, que se ha mostrado con un sonido más electrónico en su nueva producción.

Martínez atribuyó esa renovación a que se alejaron de una posible "autocomplacencia", pues "grupos que llevan tanto como nosotros y grupos de alguna manera han descubierto cuál es la fórmula que funciona, a veces se tiende abusar de esa fórmula".

La Oreja de Van Gogh debutó en 1998 con el álbum "Dile al sol".

"El grupo tiene ya casi 15 años, creíamos que en cada disco intentábamos continuar, innovar y renovarnos, pero como algo personal, no por el miedo a quedarse obsoletos", manifestó la cantante.